sábado, 19 de marzo de 2011

Oriente y Occidente

6 comentarios:

  1. Es de admirar la fortaleza y temple con el que el pueblo japonés ha sabido llevar una catástrofe tras otra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Javier, hay que aprender que vinimos a ello ;)

    ResponderEliminar
  3. Algarrobo, es notable, no? Pero todos nos recuperamos al final, sólo que algunos hacemos más escándalo ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola Xurxo,
    Excelente viñeta.
    Es evidente que con su sabiduría milenaria esta gente ha aprendido en canalizar eficazmente su energía.No cómo en occidente dónde seguimos sin aprender que un acto vale más que mil palabras.
    Un saludito.
    PD:muchas gracias por tu voto :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sagitaire, como dice la frase "hechos no palabras", no hacemos caso.

    Un saludín.

    ResponderEliminar