lunes, 28 de mayo de 2012

Estorbos

10 comentarios:

Celso de Ourense dijo...

Parece mentira que estorbe la "bondad" "dignidad"... así son nuestros políticos.

En fin...

Un abrazo chico !!.

tonia dijo...

Qué caraduras! están entrando al congreso o a un banco? Unbeso:)

Javier dijo...

El problema es que para que estorben antes se tienen que conocer...
Un abrazo

Migue dijo...

Cuando esos sentimientos son solo "junta votos" se barren una vez en el poder.
Saludillos...

Gabriel Cruz dijo...

jejejeje y vaya que esos deben de pesarles, sólo hay que ver como uno de ellos se los sacude con desesperación :P

Chema García dijo...

Muy bueno!!

7 letras dijo...

Quiero creer que vendrán tiempos/generaciones mejores donde cualidades como la dignidad, integridad, solvencia, honestidad, sean identificadores de nuestros gobernantes.
Un abrazo grande.

Ana Raquel Giménez dijo...

¡Se sacó hasta la vergüenza!
Espero que alguien con más coraje pueda encontrar esos valores y hacerlos parte de su vestimenta antes de que sea tarde...
Ya al ánimoi está mucho mejor, gracias!
Un abrazo ;)

Costampla dijo...

Barrer se les da de lujo y si ya se trata de barrer para su propia casa, ¡pues no te digo nada!.

Así es, todos esos valores les estorban. Muy propio de ellos dejar "todo limpio".

Un abrazo compi

CC dijo...

Ética, dignidad, honor, vergüenza y otros tantos grandes conceptos de la humanidad son orillados en la práctica cotidiana de la vida política. Prescindir de ellos proporciona una considerable estabilidad emocional a los políticos ante los problemas del común de los ciudadanos, porque al carecer de piedad o bondad, son incapaces de implicarse o sentir lo que a los demás les afecta y mucho menos de actuar en beneficio de la colectividad.
No. Los grandes conceptos no están hechos para las instituciones de gobierno y gestión económica. Aún así, siempre se recurre a ellos para el consabido autobombo previo a unos comicios electorales. Es lo bueno de ser político, que se vive tan bien que siempre se quiere repetir la experiencia.
Una viñeta brillante.
Un abrazo tinerfeño
CC